INSTITUTO
PROCTOLÓGICO

DR. PADRÓN

Primer centro de Canarias especializado en el diagnóstico y tratamiento de problemas de ano y recto, con intervenciones quirúrgicamente poco invasivas.

HEMORROIDES Y PROCTOLOGÍA

Los tratamientos se llevan a cabo siempre con anestesia local, por lo que las intervenciones son quirúrgicamente poco invasivas y económicamente asequibles. Gracias a sus técnicas y procesos, los tratamientos presentan unos resultados médicos excelentes. Otro de los puntos fuertes del Instituto Proctológico Dr. Padrón es el trato personal y cercano que ha ofrecido a los pacientes, con un equipo médico de gran experiencia y sensibilidad especializado en el manejo de la sensación de vergüenza y tabú que inspira habitualmente la patología proctológica.

¿Qué es la proctología?

La proctología es la rama de la medicina que se ocupa del diagnóstico y tratamiento, sea quirúrgico o no, de todas las enfermedades que afectan al ano y recto como puedes ser las hemorroides, fisuras anales, fístula anal o sacra, abscesos, condilomas, trombosis hemorroidal, prurito anal, síndrome del elevador o proctalgia fugaz.

TRATAMIENTOS PROCTOLÓGICOS

Hemorroides

Las hemorroides (o almorranas) son uno de los problemas más comunes de la capa interior del recto, muy frecuentes tanto en hombres como en mujeres.

  • Trombosis Hemorroidal
  • Hemorroides externas
  • Hemorroides congestionadas
  • Hemorroides internas

Fístulas

El tratamiento de las fístulas anales, perianales y sacras va a depender principalmente de la fase en la que se encuentren. En ocasiones, cuando existen infecciones producidas por las fístulas, es decir, abscesos, se indican antibióticos para tratar la infección de pus previo a un tratamiento más definitivo.

  • Abscesos
  • Fístulas pequeñas
  • Fístulas grandes

Fisuras anales

Según el grado de afectación las fisuras anales pueden tratarse mediante tratamiento médico terapéutico o bien a través de tratamiento quirúrgico.

  • Tratamiento médico
  • Tratamiento de fisura anal con toxina botulínica
  • Tratamiento quirúrgico

Proctalgia fugaz

En el tratamiento de la proctalgia fugaz normalmente no se recomiendan analgésicos debido a que la sensación de dolor dura pocos minutos por lo que no daría tiempo a que hiciera efecto el medicamento. Lo más importante a este respecto es tranquilizar al paciente ya que su estado anímico influye en la evolución de esta patología.

Trombosis hemorroidal

El tratamiento de la trombosis hemorroidal dependerá de la fase de evolución en la que se encuentre y de la sintomatología referida por el paciente:

    • Si hay molestias leves al tocar la zona abultada y no está excesivamente dura se procederá con un tratamiento con medidas higiénicas y actitud expectante.
    • Si existe dolor importante, bulto duro y afectación de la calidad de vida se procederá, por lo general, a su extirpación quirúrgica.

Prurito anal

Al tratarse de una patología influida por diversos factores su tratamiento depende de la causa que lo origine. Desde el punto de vista proctológico, los expertos señalan que el prurito anal se trata sobre todo con una higiene adecuada lo cual significa que no debe haber ni una incorrecta higiene ni un exceso de higiene ya que también es perjudicial.

Por otro lado, el prurito anal se trata con una buena hidratación del margen anal. Esto se consigue intentando evitar en la medida de lo posible las pequeñas grietas que se forman en el ano. Estas grietas sobre todo son causadas por el estreñimiento del paciente o, justo por lo contrario, las deposiciones líquidas o diarrea.

Para lograr esta hidratación y prevenir la aparición del picor o prurito anal se puede utilizar vaselina como lubricante a la hora de ir al baño. Si con este tratamiento no mejora el picor el proctólogo suele indicar la administración de algún antihistamínico para evitar ese picor. Sin embargo, la forma más eficaz de tratar el prurito anal es conocer con exactitud la causa que lo produce.

Síndrome del elevador del ano

Al tratarse de una contractura muscular, el síndrome del elevador del ano se trata inicialmente aplicando calor con baños de asiento con agua tibia o bien con calor local a nivel del sacro.

Aparte de ello, si existe mucho dolor se suele indicar analgésicos como paracetamol o ibuprofeno e incluso relajantes musculares. Estos medicamentos suelen administrarse durante un período de tiempo de 10 días normalmente de ingesta nocturna.

Absceso anal

El absceso anal es una cavidad infectada llena de pus cerca del ano o el recto que si no drena espontáneamente ha de abrirse quirúrgicamente para permitir la salida del pus. Puede realizarse bajo anestesia local si no es muy profundo ni de gran tamaño, pero en ocasiones es preciso realizar el drenaje en quirófano.

Condilomas o verrugas genitales

Una vez diagnosticados los condilomas, antes de llevar a cabo cualquier tratamiento, es importante solicitar una analítica completa del paciente para descartar otras enfermedades de transmisión sexual.

En el Instituto Proctológico Dr. Padrón, consideramos que la mejor opción terapéutica para los condilomas o verrugas es la extirpación quirúrgica de las lesiones extra e intra-anales combinada con la electrofulguración con bisturí eléctrico.

    PIDE CITA / SOLICITA INFORMACIÓN

    ¿Le gustaría realizar una consulta médica ON LINE?

    Deseo recibir información sobre las novedades y promociones de THIS - Tenerife Health International Services

    Más información

    Unos 20 millones de personas padecen hemorroides en España.

    Las hemorroides o almorranas son el resultado del estiramiento de la capa interior del recto, denominada mucosa. Podemos considerar las hemorroides más como arrugas que como venas o varices. Podemos intuir que las padecemos al presentar alguno de los siguientes síntomas:

    • Sangrado: sangre muy roja especialmente al realizar la defecación.
    • Prolapso: el paciente nota que al defecar sale algo desde dentro del recto que regresa espontáneamente o bien lo reduce el propio paciente.
    • Molestias anales: aparecen especialmente después de tomar determinadas sustancias irritantes tales como alcohol, pimienta, café, etc. Estas sustancias pueden provocar molestias pero no son la causa de las hemorroides, éstas se producen por el estreñimiento, la vida sedentaria, algunos tipos de alimentación, y los esfuerzos defecatorios prolongados, asociados frecuentemente a una mala costumbre, bastante extendida, como es la lectura en el cuarto de baño.

    Vídeo: ¿Cómo se tratan las hemorroides?

    Por lo general, los tratamientos para combatir las hemorroides pueden ser médico-higiénicos o quirúrgicos. Los médico-higiénicos son aquellos que se basan en los tratamientos médicos conservadores como pomadas, administración de algunos medicamentos o cambios en la dieta. Este es el caso de las hemorroides de grado I-II.

    Sin embargo, los tratamientos médico-higiénicos no son siempre suficientes y, según los expertos, entre un 5 y un 10% de quienes padecen hemorroides requerirán una intervención quirúrgica para eliminarlas de forma eficaz. Por esta razón, en ocasiones las hemorroides de grado I-II precisan de la realización de ligaduras elásticas, un tratamiento ambulatorio e indoloro que no requiere baja médica.

    Por su parte, en los casos de hemorroides de grado III-IV se plantean diferentes técnicas quirúrgicas como solución. Al tratarse de hemorroides de mayor grado es necesaria una intervención más compleja por lo que se tratan en fases para evitar la realización de una intervención agresiva. De esta forma, se extirpan las hemorroides en varias sesiones quirúrgicas ambulatorias, con anestesia local y sin necesidad de baja médica para evitar el postoperatorio doloroso de una cirugía más agresiva.

     

    Fístulas y abscesos anales

    Las fístulas son una conexión anómala entre el interior del canal anal y el margen anal. Habitualmnete, esta patología es resultado de una infección producida en las glándulas anales que se encuentran entre el ano y el recto. Estas fístulas pueden ser de tres tipos según la zona donde aparecen: fístula anal, perianal y fístula sacra.

    En muchas ocasiones las fístulas anales pueden terminar produciendo infecciones de pus conocidas como abscesos, cavidades infectadas llenas de pus que se producen en la zona cercana al ano o al recto normalmente como resultado de una fístula aunque no todas las fístulas terminan produciendo abscesos.

    La principal diferencia entre las fístulas anales y perianales y las sacras es su origen. Las fístulas anales y perianales son producidas por una infección de las glándulas anales que provoca un túnel desde el interior del canal anal hacia la piel. Por su parte, las fístulas sacras normalmente son producidas por crecimiento del pelo hacia dentro o por obstrucción de los folículos pilosos. Se trata de quistes pilonidales subcutáneos con vello en su interior que normalmente producen inflamaciones e infecciones que en un momento determinado drenan produciendo abscesos.

    Vídeo: Tratamiento de las fístulas

    En las fístulas pequeñas, se drena el absceso y se realiza la puesta a plano del trayecto fistuloso que soluciona el problema de forma definitiva. Esta técnica quirúrgica se basa en abrir completamente el trayecto de la fístula para que cicatrice de dentro hacia fuera.

    En el caso de las fístulas anales o perianales en ocasiones es necesario colocar un setón o vaseloop, una especie de hilo elástico, a través de la fístula para mantenerla abierta y, tras un periodo de tiempo determinado, se procede a retirar el hilo y realizar la cirugía del trayecto fistuloso.

     

    Ventajas de realizar las cirugías de forma ambulatoria y con anestesia local

    En la mayoría de los centros suelen tratar las fístulas de forma quirúrgica mediante cirugías complejas y agresivas con postoperatorios dolorosos y largos. En el Instituto Proctológico Dr. Padrón se realiza el tratamiento de las fístulas mediante cirugías ambulatorias bajo anestesia local que no son invasivas y no requieren ingreso hospitalario. Esto proporciona a los pacientes un postoperatorio indoloro con una baja médica mínima, de uno o dos días.

    La clave del tratamiento de las fístulas es el seguimiento de la intervención ya que de ello depende que la fístula cicatrice de forma adecuada o no. Por ello, en los centros del Instituto Proctológico Dr. Padrón realizamos controles o revisiones que monitorizan la cicatrización de la herida para evitar el cierre en falso de la fístula y proporcionar al paciente una solución definitiva.

    ¿Qué es una fisura anal y cómo se trata?

    Una fisura anal es una herida en el borde del ano, originada en la mayoría de los casos a raíz de un episodio de estreñimiento, aunque también puede aparecer tras una defecación diarreica. Esta pequeña herida produce la contracción de unas fibras circulares denominadas esfínter interno. La contracción de estas fibras por un lado produce dolor, y por otro lado, impide la curación de la fisura. La fisura anal es, por lo general, completamente benigna pero, con frecuencia, extraordinariamente dolorosa.

    La operación de fisura más frecuentemente utilizada en el Instituto Proctológico Dr. Padrón es la denominada esfinterotomía lateral interna. Es una operación que realizamos habitualmente con anestesia local, consiste en la sección parcial de las citadas fibras, produciendo de modo indirecto, la desaparición progresiva del dolor y la curación de la misma.

    Otras patologías proctológicas

    Aunque las patologías proctológicas más habituales son las hemorroides, fístulas , abscesos y fisuras, el Instituto Proctológico Dr. Padrón atiende también otras patologías como son:

    – Condilomas o verrugas genitales.

    – Trombosis hemorroidal.

    – Síndrome del elevador.

    – Proctalgia fugaz.

    – Prurito anal.